Propuesta Científica

La Real Academia Española define la medicina como la ciencia y arte de precaver y curar las enfermedades del cuerpo humano. Esta definición, a priori un tanto ambigua, a los neurólogos nos deja con un sabor agridulce porque, ¿Qué ocurre cuando no se puede curar?, ¿Acaso no se está ejerciendo la medicina cuando se diagnostica y trata una enfermedad neurodegenerativa? La respuesta es evidente. Por ello en adelante entenderemos la Neurología como la especialidad médica que estudia la estructura, función y desarrollo del sistema nervioso en estado normal y patológico, utilizando todas las técnicas clínicas e instrumentales de estudio, diagnóstico y tratamiento actualmente en uso o que puedan desarrollarse en el futuro.

Esta definición de la Neurología, publicada en el Boletín Oficial del Estado, debe hacernos reflexionar, y en mi caso las reflexiones fueron las siguientes:

  • Una vez establecido el diagnóstico de una enfermedad Neurológica a priori no curable, debemos como médicos ofrecer la mejor atención posible.
  • El avance de la ciencia en los últimos años ha puesto de manifiesto la plasticidad cerebral, que podemos definir como la capacidad del cerebro para adaptarse a los cambios.
  • Las enfermedades neurológicas muestran en muchos casos las características básicas del ser humano como son: la inteligencia, el amor, la compasión, el arraigo (la familia), la incertidumbre, el miedo, la comunicación, la empatía y la aceptación.
  • No debemos tener miedo a innovar, pues el futuro es muy prometedor para el campo de las neurociencias.
Mikel Belascoain -ManuelMurie- www.persona.team

Fruto de esta reflexión y del contacto diario con personas que padecen alguna enfermedad neurológica, surge el proyecto Persona, un proyecto innovador que pretende unir el Arte y la Neurología, dos disciplinas tan distanciadas en el día a día, pero tan cercanas en cuanto a sus valores últimos. Con un objetivo meramente reflexivo, pretendemos poner de manifiesto la capacidad evolutiva de las personas independientemente de su situación, así como la puesta en valor de la persona capaz de amar, de entender, de gestionar la incertidumbre y de aceptar; y confiamos además, que esto es algo inherente a la persona, es decir, todos y cada uno de nosotros tenemos estas características.

El proyecto Persona ha sido y es un proceso evolutivo. Inicialmente exigió una profunda reflexión acerca del sentido de la palabra persona, las características únicas y diferenciales de cada uno de nosotros, posteriormente exigió una gestión del tiempo y de la incertidumbre para desencadenar en una toma de decisiones, en ocasiones no bien comprendidas por el entorno. Gracias a todo lo anterior, Persona es un proyecto que a buen seguro mañana ya será diferente a como es hoy, puesto que está en continua evolución.

Persona, puede considerarse una analogía con lo que ocurre tras el diagnóstico de una enfermedad neurológica, en el sentido de que exige una toma de conciencia inicial tanto de la enfermedad como de la persona afectada y su contexto, posteriormente hay que saber gestionar las variables tiempo e incertidumbre para después tomar unas decisiones que marcaran el proceso evolutivo, y que a buen seguro el hoy será diferente al ayer y al mañana.

Es en este proceso postdiagnóstico donde la relación médico paciente y la empatía bidireccional cobra más sentido, y en buena medida donde la experiencia del médico es crucial para “acompañar” a la persona en ese camino hacia la evolución.

Manuel Murie Neurólogo y Director Médico de Centro Neurológico de Atención Integral